procomún

El  procomún (commons en inglés) es un concepto pasado (siempre ha estado ahí), presente (siempre en construcción) y futuro (nos tiene que seguir acompañando). Definirlo es complejo porque su apuesta por lo material y lo intangible, es decir, por la diversidad hace que esta pequeña reflexión sea un paso, un primer intento para iniciar el camino al enriquecimiento a medida que la editorial siga avanzando.

Entendemos el procomún como el bien comunal ( bienes, recursos, procesos o cosas) cuya posesión, beneficios o explotación pertenecen a una comunidad. Entonces, ¿qué sentido tiene entonces llamarlos de manera diferente? Porque el Commons (traducción inglesa), es un modelo de gobernanza para el bien común. Podíamos decir que la esencia del procomún es la manera de producir y gestionar en comunidad bienes y recursos, tangibles e intangibles, que nos pertenecen a todas, o mejor, que no pertenecen a nadie.

Podemos ver que este concepto está ligado a una de las licencias libres que utilizamos y que pueden utilizar las autoras, el dominio público. Que también es una forma jurídica.

Este concepto jurídico-filosófico no es nuevo, ha vuelto a coger vigencia y repercusión pública gracias a los movimientos del software libre (copyleft) y la cultura libre (creative commons), y a la Premio Nobel Elinor Ostrom que en 2009 recibió dicho premio, por sus aportaciones a la gobernanza de los recursos compartidos.

Estos bienes los hemos heredado y los distintos modelos que hemos heredamos o creamos lo hemos realizado libremente a lo largo del tiempo y queremos que permanezcan así para las posteriores generaciones. Estos bienes y espacios en los que todas las partes implicadas deberían tener acceso, participación y compromiso para asegurar su existencia. Ninguno de estos tres elementos son únicos y hay tantas posibilidades dentro de cada uno de ellos como formas de combinarlos.

Creemos que todo procomún va acompañando por un modelo de gestión colectiva y colaborativa humana y con el medio. Que necesitan ser ejercidos en comunidad en construcción horizontal y siempre un ámbito humanitario de libertad autonómica, conectados con valores democráticos y con nuestra propia creatividad al unir lo político y lo económico con la ética y la comunidad.

En estos tiempos, los procomunes se hacen visibles cuando están en peligro de ser privatizados, cercados o destruidos (sanidad, educación, empresas,…). Se enfrentan y nosotras con ellos una doble amenaza: son bienes y modelos diferentes a los que entendemos por lo público y lo privado, pero que conviven con ellos. Por eso creemos necesario que tenemos que aportar en la construcción de nuevas herramientas y figuras que los defiendan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s