Publicado Diario de Guantánamo en España.

portadaSlahi Diario de Guantánamo ha sido publicado en España en colaboración con Capitán Swing y traducido por Lorena Serrano López.

Un acontecimiento editorial sin precedentes: el primer y único diario escrito por un preso de Guantánamo. Mohamedou Ould Slahi se encuentra recluido en el campo de detenidos de Guantánamo (Cuba) desde 2002 hasta hoy. En todos estos años, nunca se le ha acusado de un delito concreto. A pesar de que un juez federal ordenó su puesta en libertad en 2010, el Gobierno estadounidense revocó la decisión y no parece que planee soltarlo.

Tres años después de su internamiento, Slahi comenzó a redactar un diario manuscrito, que perfila su vida antes y durante el cautiverio. El resultado no es simplemente el vívido relato de una privación involuntaria de justicia, sino un libro de memorias profundamente personal, aterrador, lleno de humor negro y sorprendentemente amable. En sus páginas relata los interrogatorios a los que fue sometido y las condiciones en las que vivió desde que fue privado de la libertad por su presunta participación en la Trama Milenio, así como la serie de acusaciones que lo vinculaban a los perpetradores de los ataques del 11-S. El Diario de Guantánamo es, por tanto, un documento de gran poder emocional e importancia histórica.

Slahi fue detenido en noviembre de 2001 y recluido en Guantánamo (Cuba) en 2002, acusado de formar parte de Al-Qaeda. Había viajado a Afganistán en 1990 para apoyar a los muyahidines, cuando estos trataban de derrocar al Gobierno comunista de Mohammad Najibullah, con el apoyo de Estados Unidos. Fue entrenado en un campamento de Al-Qaeda, pero afirma que rompió los lazos con la organización tras abandonar el país. Cuando en 2001 se entregó a las autoridades mauritanas para ser interrogado sobre la Trama Milenio, fue detenido durante siete días e interrogado por oficiales mauritanos y del FBI. A continuación, la CIA le trasladó a Jordania, Afganistán y, finalmente, al campo de detención de Guantánamo, donde fue aislado y sometido a temperaturas extremas, golpes, humillaciones sexuales e incluso simulacros de ejecución documentados.

El teniente coronel Stuart Couch se negó a procesarle en una comisión militar en 2003, sosteniendo que todas las declaraciones incriminatorias fueron obtenidas a través de la tortura, y el juez James Robertson concedió un recurso de habeas corpus en 2010. Pero el Departamento de Justicia apeló la decisión, y el Tribunal de Apelaciones de Washington D.C. anuló la sentencia. A pesar de haber sido exculpado por múltiples cortes y Gobiernos extranjeros, permanece en prisión, pese a que jamás se le ha acusado de ningún delito. Sus memorias, escritas en la cárcel en 2005, fueron desclasificadas (aunque ampliamente censuradas) por el Gobierno estadounidense en 2013. Desde su publicación en 2015, se ha convertido en un best seller internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s