¿El conocimiento nos hace responsables?

Imágen: Che / JFabra

Este post es el primero de una serie que formaran parte de las actividades del curso “Arte y cultura en circulación: crear y compartir en tiempos digitales” de Ártica. La primera unidad es “Que es un autor: la (de)construcción histórica del concepto de autoría

Para responder a dicha actividad, he parafraseado al Che y he elegido la polémica surgida por la publicación del libro “Apuntes críticos a la economía política“, un recopilatorio de textos en los que Ernesto Guevara analiza el manual de la Academia de Ciencias de la entonces URSS. Por parte de la editorial Ocean Sur, tanto en papel como en formato digital. Y la posterior posibilidad de descargarse la versión digital de forma gratuita en el portal “Revolución o muerte“. Y la postura de la hija del Che en la polémica. Se puede seguir en estos tres enlaces:

Desde fuera vemos un caso en el que los derechos de reproducción y difusión de una obra, cedidos por parte de una sucesora, son defendidos por la editorial porque según la legislación vigente estos han sido vulnerados. Un grupo de personas que no tienen ánimo de lucro, y que considerar que la difusión de las ideas está por encima de los derechos de explotación de la editorial. Y por último la sucesora explicando su postura.

Podemos ver el efecto del copyright en la difusión del pensamiento de una persona que escribió en base a lo vivido, a lo experimentado en su tiempo y lugares donde vivió (Latinoamérica y África), y cuya trayectoria vital se puede ver hasta su fallecimiento. Por esto se reconoce al Che como autor y no por el aura sagrado.

Lo que más me interesó de la polémica es la postura de los herederos respecto a los derechos y obligaciones que adquieren: los derechos patrimoniales y la obligación de resguardar los derechos morales (divulgación, paternidad, integridad) del autor, sobre todo siendo hija del Che Guevara y todo el peso que conlleva. Y que la propia Aleida Guevara March pone sobre la mesa en su carta “… pero la realidad en que vivimos nos golpeó fuertemente, este mundo que no hemos logrado cambiar, funciona con dinero; para poder publicar esos libros hace falta dinero.”

Es cierto, para publicar hace falta dinero, ¿pero esa consecución nos obliga a elegir una sola forma de difusión? Creo que no, hay muchas formas que están hay fuera y que no son reconocidas y que permiten que una obra se difunda sin que esta sufra: deformación, modificación, mutilación o deformación y respetando la autoría, y por ende, al autor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s